¡A trabajar esclavo!

¿Te has puesto a pensar cuáles son los planes y propósitos de Dios para tu vida? Todos tenemos uno, los pensamientos de Dios hacia nosotros son buenos y Él nos ha prometido grandes cosas, pero desafortunadamente muchas veces nos cuesta alcanzar esos sueños, nos desesperamos y como resultado los abandonamos.

Israel, el pueblo escogido de Dios también tenía una promesa y un plan de Dios para su nación, ellos serían liberados de la esclavitud para ir a una tierra donde fluía leche y miel, pero tenían un problema, vivían como esclavos en Egipto.

————

Moisés: Así dice el Señor, Dios de Israel: “Deja ir a mi pueblo para que celebre en el desierto una fiesta en mi honor”.

Faraón: ¿Y quién es el Señor —respondió el faraón— para que yo le obedezca y deje ir a Israel? ¡Ni conozco al Señor, ni voy a dejar que Israel se vaya!

Moisés: El Dios de los hebreos nos ha salido al encuentro —contestaron—. Así que debemos hacer un viaje de tres días, hasta el desierto, para ofrecer sacrificios al Señor nuestro Dios. 

Faraón: ¿Por qué distraen al pueblo de sus quehaceres? ¡Vuelvan a sus obligaciones! Dense cuenta de que es mucha la gente de este país, y ustedes no la dejan trabajar.

Ese mismo día el faraón les ordenó a los capataces y a los jefes de cuadrilla: «Ya no le den paja a la gente para hacer ladrillos. ¡Que vayan ellos mismos a recogerla! Pero sigan exigiéndoles la misma cantidad de ladrillos que han estado haciendo. ¡No les reduzcan la cuota! Son unos holgazanes, y por eso me ruegan: “Déjanos ir a ofrecerle sacrificios a nuestro Dios”. Impónganles tareas más pesadas. Manténganlos ocupados. Así no harán caso de mentiras».

———

Me llama mucho la atención el diálogo entre Moisés y Faraón…

Faraón consideraba que adorar a Dios era una distracción para sus esclavos, ¿qué hizo al respecto? Los cargó de trabajo, les incrementó su cuota y les redujo la materia prima.

¿Que hicieron los israelitas? Se enojaron con Moisés y pusieron en duda la posibilidad de ver cumplidos sus sueños. Era más fácil seguir como esclavos que vencer a Faraón.

Dios tiene grandes planes para tu vida, desafortunadamente el diablo hará todo lo que esté a su alcance para que no los cumplas, él te quiere esclavo, no libre. Obviamente no quiere hacerte martir, los mártires suelen despertar revoluciones y movimientos, él prefiere mantenerte ocupado, trabajando, esclavizado.

Si quieres alcanzar los sueños de Dios para tu vida aquí hay tres áreas en las que el diablo seguramente va a atacarte para que te dejes esas “ideas tontas y mentiras” de que puedes ser libre y ver cumplida la promesa de Dios para tu vida.

Tu Tiempo: El diablo sencillamente llenará tu agenda de mil actividades que te mantendrán enfocado en todo menos en la promesa de Dios para tu vida. Netflix, redes sociales, fiestas, trabajo, más trabajo, amistades, ciertos pasatiempos, etc. Esto no es precisamente malo, simplemente quiere mantenerte ocupado para que digas: No tengo tiempo para lo que Dios quiere para mí.

Si quieres ver cumplida la promesa de Dios para tu vida tienes que dejar ser esclavo de tu tiempo, tú tienes que ser el amo, el maestro, controla tu agenda y no dejes que ella te controle a ti, dale prioridad 1 a las cosas que te acercarán al cumplimiento de tu promesa. El tiempo es malo, redímelo.

Tus hábitos: El diablo llenará tu vida de hábitos tóxicos que te mantendrán enfocado en todo menos en la promesa de Dios para tu vida. Chisme, crítica, comparación, pereza, gula, impuntualidad, adicciones, ansiedad.

Si quieres ver cumplida la promesa de Dios para tu vida tienes que dejar de ser esclavo de tus hábitos, tienes que aprender a liderarte a ti mismo y mejorar tus rutinas, ten el hábito de levantarte temprano, de buscar a Dios, ten el hábito de ir a la iglesia y servir en tu iglesia local, ten el hábito de hablar fe a donde quiera que vayas, de animar a todos a tu alrededor, de ser positivo, controla tu cuerpo, haz ejercicio, lidera tus hábitos, no dejes tus hábitos te lideren.

Tu mente: El diablo llenará tu mente de mentiras que te impedirán creer que Dios es bueno y que cumplirá su promesa en tu vida. ¡Eres mi esclavo!, ¡Qué pecador!, ¡Volviste a fallar!, ¡Así no te aceptará Dios!, ¡No eres suficientemente bueno!, ¡No eres capaz!, ¡Dios es malo!, ¡Por qué se tarda tanto!

Si quieres ver cumplida la promesa de Dios en tu vida tienes que aprender a ser libre en tu mente, y la mente sólo la puede hacer libre Dios a través de Jesús, sólo él puede hacernos libre de nuestra naturaleza pecaminosa. Jesús ya pagó el precio por tu pecado, Él ya te hizo libre, eres aceptado, no dejes que el diablo controle tu mente, no seas liderado por tus pensamientos, sé tú el líder de ellos. Toma el control de tu mente con la ayuda de Espíritu Santo y vive libre.

El diablo quiere mantenerte ocupado para que no veas cumplida la promesa, pero recuerda que Jesús te ha hecho libre, lidera tu tiempo, lidera tus hábitos y lidera tu mente para que puedas vencer a faraón, ¡levántate, sal, adora y camina hacia tu promesa!

Hagamos de esto una conversación, por qué no me dejas un comentario. ¿Qué piensas? ¿Cuál de estas tres áreas te cuesta más trabajo dominar? ¿Qué actividades crees que llenan tu agenda? ¿De que manera el diablo te incrementa el trabajo?

por: Obed Hernández.

tumblr_mh16kctrz21s2zxumo4_1280

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s